Libertad Digital
Política y Sociedad
Descargate la APP
Escuchanos desde tu celular

1

10 DIC. 2017

Capitanich analizó los dos años de gestión de Macri: "Los peores resultados"

El intendente de Resistencia, ex gobernador del Chaco y ex jefe de Gabinete de la administración nacional anterior, escribió una extensa opinión sobre la presidencia de Mauricio Macri. Con datos duros y opiniones personales, fustigó los resultados del líder del Pro. ¡Leela a continuación!

Quién lo dijo: Programas

Libertad

Libertad

El gobierno nacional no puede mostrar ningún resultado favorable en sus dos años de gestión. En este sentido, es el de peor performance en los últimos 34 años de democracia respecto a los principales indicadores macroeconómicos a excepción de 2009, en virtud del impacto de la crisis financiera internacional.

Es necesario hacer un balance objetivo de los principales indicadores:

Déficit fiscal: de – 2,4 % de resultado primario y -4,1 % de resultado financiero de 2015, pasamos en el año 2017 a -6,1% y -9 % incorporando el consolidado de provincias y del déficit “cuasi fiscal del Banco Central de la República Argentina.

Inflación: de 23 % del año 2015 a 41 % en 2016 y 23 % en 2017.

Desocupación: el índice aumentó de 5,9 % en 2015 a 9,2% en 2017 con 68.000 trabajadores industriales desocupados y cerca de 260.000 trabajadores que experimentaron cambios en su condición de tales.

Salario Real: reducción entre 6 a 12 % medido de punta a punta en los dos años.

Consumo: la caída del consumo en supermercados, shopping center ha sido del 15,5% medido en los dos años, reflejo de la pérdida del ingreso disponible.

Industria: sectores sensibles como industria del calzado, cuero, textiles han tenido pérdidas significativas. El EMI ha tenido una evolución negativa.

Inversión: la IED para Argentina no ha variado significativamente. Se registran ingresos financieros de carácter especulativo.

Balance Comercial equivalente a un déficit de 13.400 millones de dólares proyectado para 2017, es el más alto de la serie estadística desde 1994, el cual se financia con endeudamiento externo.

Deuda Pública: el endeudamiento ha sido vertiginoso en diferentes monedas, principalmente en moneda extranjera con el agravante de llegar superar los 300.000millones de dólares, 76.000 millones de los cuales es nueva deuda contraída sin impacto en inversiones sino para ser destinado a erogaciones corrientes. El endeudamiento es la vía utilizada para financiar la fuga de capitales por casi 40.000 millones de dólares en dos años. Un verdadero récord pese al blanqueo de capitales por 140.000 millones de dólares.

Según datos de la Agencia Bloomberg, Argentina es el país emergente que mas deuda emitió en lo que va del año 2017, superando a China; Corea del Sur; México; Arabia Saudita entre otros. Esto coloca a la Argentina como el segundo país más vulnerable después de Turquía a cambios en la tasa de interés de la reserva federal de los Estados Unidos.

Tasa de interés: la misma se inscribe en un escenario de LEBACs equivalente a 28% con oscilaciones en este período de 2 años reafirmando en este sentido que la emisión de 1,2 billones de pesos por parte del BCRA genera 210.000 millones de pesos por año de intereses.

Las políticas de reforma en materia impositiva y del mercado laboral que se plantearon en este gobierno no hacen mas que consolidar los procesos de acumulación en el centro del país al no tener en cuenta las asimetrías de las economías regionales.

Fenomenal crisis fiscal

No cabe la menor duda que se está incubando una fenomenal crisis fiscal, financiera, social, productiva, económica y política sobre la base de una perspectiva cierta de reversión del flujo de capitales en virtud de la volatilidad del mercado financiero internacional.

La agudización de los desequilibrios macroeconómicos encuentra a una oposición debilitada y desarticulada, sin capacidad de respuestas ni de alternativas en el corto plazo, lo cual conspira contra la estabilidad del sistema político.

El presidente Mauricio Macri prometió: a) unir a los argentinos y lo divide con persecución política y judicial, con restricción de derechos y de la libertad de expresión y con la estigmatización, negación del otro y represión sistemática, b) pobreza cero que aumentó y seguirá aumentando en virtud de la inexistencia de un programa económico integral destinado a generar empleos de calidad, c) combatir el narcotráfico que no se resuelve con comunicación estrafalaria ni con la parafernalia comunicacional de las fuerzas de seguridad, sino también con inclusión social y equidad distributiva.

Por el momento gobierna con expectativas, estigmatizando la gestión anterior en base a mentiras sistemáticas y a la complicidad de medios de comunicación y periodistas afines. Pero los resultados no llegan en virtud de que las políticas son equivocadas. Los triunfos electorales no son eternos, y deben transformar expectativas en acción pues de lo contrario se vuelven en contra.

Ninguna obra en el Chaco

En nuestra provincia el gobierno no terminó ninguna obra, salvo la ruta 4 que tenía un estado de avance cercano al 90 %. No pudo iniciar la ruta 7 en el tramo de Presidencia de la Plaza y Colonias Unidas pese al avance registrado en las obras básicas. El segundo acueducto del interior avanza a pasos lentos poniendo en duda la culminación de la obra para el año 2019. Todas las obras financiadas con el Programa Norte Grande sin costo alguno para la provincia aún no han concluido pese a la garantía de financiamiento existente.

No avanza la autovía de la ruta nacional 11 al ritmo requerido. Tampoco se termina la autovía de la ruta nacional 16. Está paralizada la obra del Puerto de Barranqueras. Nos sacaron 500 cuadras con financiamiento existente para Resistencia.

El Plan Belgrano es un conjunto de enunciados y buenas intenciones que ponen en serio riesgo el prestigio de nuestro prócer. Mucho verso y pocas acciones. El Segundo Puente pareciera licitarse recién para 2018 en fecha indefinida.

El gasoducto debe finalizarse en 2018, pero sin las conexiones domiciliarias que mediante financiamiento CAF estaba acordado por la gestión anterior. Pero esta gestión prefirió transferir este financiamiento a Provincia de Buenos Aires y no a nuestros comprovincianos.

En fin, debemos admitir que hoy no contamos con recursos para ejecutar un plan de viviendas, se redujeron las partidas para edificios escolares y se advierten recortes para infraestructura pública. Los trabajadores de la industria de la construcción lo notan todos los días, las cooperativas sociales también. El pueblo consume menos porque las tarifas aumentaron irracionalmente para pagar los intereses de la deuda cada vez más voluminosa.

La historia se repite

Los argentinos vivimos esta historia no hace mucho tiempo. Se vuelve a repetir, pero con consenso social pues a sabiendas de las medidas a adoptar los ciudadanos apoyan decisiones que conspiran contra sus propios intereses.

Pero quizás la mayor deuda del gobierno sea la institucional. Hemos observado la pérdida de dos vidas comprobadas por el accionar de fuerzas de seguridad mediante métodos represivos. Observamos violaciones sistemáticas del debido proceso, presunción de inocencia, división de poderes, restricción de la libertad de expresión y ejercicio omnímodo y autoritario del poder.

Dos jueces de la Corte Suprema de Justicia convalidado por la mayoría automática del Senado de la Nación. Coacción a medios de comunicación para eliminar periodistas críticos. Causas judiciales inventadas para acallar opositores. Derogación de ley de Medios y Argentina Digital. Cercenamiento de derechos a jubilados, trabajadores, transferencias de pobres a ricos por 25000 millones de dólares en dos años. Es mucho para tan poco tiempo. Es hora de reflexionar.

2