"Da tristeza ver a un chico con hambre": a sus 61 años abrió un merendero y necesita colaboración de la comunidad
Política y Sociedad
Descargate la APP
Escuchanos desde tu celular
19 OCT. 2021

"Da tristeza ver a un chico con hambre": a sus 61 años abrió un merendero y necesita colaboración de la comunidad

Martín Valenzuela, encargado del merendero "Providencia" que está ubicado en el barrio Perín de Fontana, contó a Club Social que se quedaron sin insumos para asistir a más de medio centenar de niños de la zona.

"Con el hambre de los chicos no se juega"
Club Social
Nota de Audio
Nota de audio: Completa
13'09"

Quién lo dijo: Programa

Club Social

Club Social

"Estoy haciendo leche los lunes y jueves, cuando no tengo les hago cosido con pastafrola que preparo yo para 56 chicos que están asistiendo", comentó Martín Valenzuela.

Este vecino de Fontana es un albañil que, entre otros oficios, sostiene a su familia y desde su humilde situación intenta colaborar con los pibes de la zona para paliar la crítica situación que viven.

Martín cuenta con el merendero "Providencia" ubicado en el barrio Perín donde recibe por parte del Municipio de Fontana una partida que alcanza para alimentar un sólo día a los chicos. Naturalmente, esto lo empuja a contar con la colaboración y buena voluntad de los ciudadanos para poder completar una segunda jornada.

"Por la situación económica sólo puedo hacerlo durante dos días", sostiene Martín quien se encarga de acompañar ese vaso de leche con algo que pueda hornear.

Los chicos retiran la merienda durante las tardes, lo que en realidad puede suponer que no son los únicos en las familias que se ven beneficiados por este enorme gesto de solidaridad que realiza Valenzuela.

"Es un barrio muy humilde donde hay chanchería, ladrillería y gente trabajadora", cuenta Martín al tiempo que resalta que los chicos, al salir de la escuela, ya consultan si contarán con la merienda.

El merendero "Providencia" tiene sólo un mes de funcionamiento y surge luego de que Martín se inmiscuyera en la Comisión Vecinal.

Desocupado y a sus 61 años, ayudado por su hija de 23, Martín decidió intentar colaborar con los chicos y asegura que "la política no debe estar en los merenderos".

Empatía, un rasgo que aún no se pierde
Escucharlo a Martín golpea derecho al pecho ya que representa una mínima cuota de la realidad que hace años atraviesa la provincia y sostiene una característica primordial de los ciudadanos -que a veces pareciera ocultarse- como lo es la solidaridad.

"Con el hambre de los chicos no se juega", afirmó Martín quien, en un intento de sostener la entereza, quiebra la voz y sostiene que "lo que esté a su alcance", lo hace. "Les doy todo lo que tengo y cuando se van con las cosas, me siento regocijado", remarca.

Además de la merienda, Martín se esfuerza por colaborar con ropas, calzados e incluso juguetes. Simplemente lo que puede.

Al momento de la nota, contó que contaba sólo con algunos kilos de leche en polvo, un poco de azúcar y harina. Normalmente utiliza tres paquetes de leche por tanda.

Sin embargo, la necesidad y la precariedad que atraviesan exige que se apele a la solidaridad de los ciudadanos.

Las personas se pueden comunicar al 3624781974 o bien acercarse al merendero ubicado en el Lote 217 (acceso a Fontana por 25 de Mayo mano izquierda junto al Río Negro) con yerba, azúcar, harina, leche, ropas, calzados y elementos varios.

"Si alguien quiere venir a comprobar, mi casa es re humilde, pero lo que hago por los chicos, lo hago con amor", sostiene Martín.

Por otra parte comentó que existe un grupo donde la noticia del hambre es moneda corriente. "Me da tristeza por la necesidad de los chicos, porque hay veces que te dicen 'hoy no hay leche', algo que te golpea", sostuvo.

En esta nota: #solidaridad

¿Qué opinas?

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.