Arévalo destacó el avance en el Plan de Viviendas que lleva adelante el Chaco
Política y Sociedad
Descargate la APP
Escuchanos desde tu celular
28 MAR. 2022

Arévalo destacó el avance en el Plan de Viviendas que lleva adelante el Chaco

El ritmo de construcción fluye de manera normal desde diciembre de 2019. Durante los años 2015–2019 con la gestión de Mauricio Macri, la provincia “no pudo firmar ningún convenio nuevo para construcción de viviendas. Sólo se avanzó, y parcialmente, en lo que había quedado de años anteriores”, aseguró Diego Arévalo presidente del Instituto Provincial de Desarrollo Urbano y Vivienda (IPDUV).

Quién lo dijo: Programa

Libertad

Libertad

En el año 2010 el déficit cuantitativo de viviendas afectaba cerca de 30.000 hogares, que presentaban hacinamiento familiar o habitaban viviendas irrecuperables. Parte de esta situación se explicaba por el aumento en el precio del suelo y de los productos inmobiliarios, sumado a la escasa oferta de créditos hipotecarios accesibles para los sectores medios de la población.

Sin embargo, durante el período de gestión provincial 2007-2015 liderada por Jorge Capitanich, se produjeron unas 60.000 soluciones habitacionales, entre viviendas nuevas, ampliaciones y refacciones, superando las 50.000 del período 1973-2007. Sólo en la ciudad de Resistencia, se construyeron el 51% de los edificios de altura entre 2007-2015, tomando una base de casi 5 mil departamentos, de un total de 303 edificios.

Desde diciembre de 2019, el Instituto Provincial de Desarrollo Urbano y Vivienda (IPDUV), a cargo de Diego Arévalo, tiene como objetivo concluir los cuatro años de gestión con más de 8.000 mil nuevas viviendas en la provincia que se sumarán a la entrega de 12 mil títulos de propiedad de viviendas, como así también la regularización y ocupación efectiva de locales comerciales, cocheras y la intervención en el proceso de conformación de los consorcios barriales.

“Casa Propia–Construir Futuro es el paragua de todos los programas nacionales nuevos dependiente del Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat con los que estamos trabajando. Hoy se encuentran en ejecución 4.000 viviendas entre aquellas que se encontraban paralizadas e inconclusas y todos los nuevos proyectos”, explicó Arévalo.

Otro de los programas nacionales con los que trabaja la provincia y que “se ejecuta de manera directa es el PROCREAR (Programa de Crédito Argentino del Bicentenario), que consiste en dos partes: uno de desarrollos urbanísticos y otro de créditos hipotecarios”, explicó Arévalo. “PROCREAR lleva adelante en este momento dos grandes proyectos de desarrollo urbanístico: la construcción de 74 departamentos en Sáenz Peña, y 360 departamentos en el predio del ex Hospital Pediátrico”, comentó.

En cuanto a la línea de PROCREAR de préstamos hipotecarios individuales, “es un beneficio que se otorga directamente a las familias. A la fecha son 1.230 los créditos hipotecarios entregados en la provincia”, dijo Arévalo quien valoró la importancia de los mismos, agregando que “la finalidad de este crédito hipotecario, son las facilidades que el sistema financiero no da y garantiza que las cuotas estén ajustadas de acuerdo a las posibilidades de pago, en función de los ingresos de las familias y la estabilidad de las cuotas”.

También el IPDUV desarrolló un programa de soluciones habitacionales a través de cooperativas de trabajo desde julio de 2021, que suman 556 viviendas en ejecución. “Ahora las hace el Instituto Agricultura Familiar y Economía Popular, pero nosotros desde el IPDUV nos comprometimos a terminar estas que ya comenzamos”, explicó Arévalo.

“Todos los programas que lleva adelante el Instituto, tanto para el desarrollo urbano y hábitat, como los que nos ayudan a reducir los déficits habitacionales, son aquellos que tienen la posibilidad del acceso a una vivienda, a refaccionar o ampliar, como así también la línea de créditos que llevamos adelante como la de IPDVUD Refacciones que alcanzó unas 4.500 familias en el período 2020/2021 o para quienes no pueden acceder a créditos bancarios”, amplió el presidente. Cabe señalar que el IPDUV también se encarga, con la ejecución de manos de obras chaqueñas, de la gestión de obras de agua potable, distribución de energía eléctrica, escurrimiento de aguas pluviales, cordones, veredas, cunetas, trabajos de nivelación, desagües y forestación.

Distribución con mirada federal
El equipo del IPDUV trabaja día a día para que la distribución de los recursos provinciales y nacionales, llegue de manera igualitaria con inclusión y equidad social, generando no sólo beneficios directos para las y los adjudicatarios, sino también de manera indirecta, en empleos para la industria de la construcción, que alcanzará los 10.000 puestos de trabajo en los próximos meses.

Hoy las obras se ejecutan en distintos lugares de la provincia como La Eduvigis, Los Frentones, La Escondida, La Leonesa, Basail, Cotelai, Colonia Unidas, La Tigra y también se retoma la construcción de viviendas en localidades como Taco Pozo, Villa Ángela, La Clotilde, Lapachito, Las Palmas, Juan José Castelli, San Bernardo y Fontana.

“Sabemos que son unas 28 mil las familias anotadas esperando una vivienda en la provincia y que llevará un largo periodo recuperar el tiempo perdido sin política habitacional, pero estamos trabajando todos los días para acercarnos a ese número y que las familias puedan planificar un futuro en nuestra provincia”, sostuvo Diego Arévalo.

Sin convenios por nuevas viviendas con Macri
Al ser consultado respecto a cuántas familias chaqueñas pudieron acceder a su casa propia en los últimos años, Arévalo dijo que, desde diciembre de 2015, “sólo se avanzó en la construcción de lo que había quedado sin terminar. Chaco no tuvo convenios para construir nuevas viviendas en el período 2015/2019”, aseguró. Y agregó que más de 2 mil viviendas se encontraban “abandonadas” cuando él inició la presidencia del Instituto, que hoy avanzan en su finalización.

Construcción con mano de obra chaqueña
La dinamización de la industria de la construcción, sin dudas, brinda el acceso a empleos formales para chaqueñas y chaqueños. “Se están logrando cerca de 10 mil empleos en la provincia y cerca de 8 mil viviendas, entre las entregadas, adjudicadas y en ejecución”, aseguró el funcionario, donde junto a Nación y Provincia “se pretenden llegar, con distintas operatorias, a cerca de 20.000 soluciones habitacionales en cuatro años”, sostuvo.

“Una casa lleva unos 10 mil ladrillos aproximadamente. Este es un impacto de manera directa al sector ladrillero. Una vivienda implica el trabajo de obra de una persona y media ocupada, este también es un impacto directo en el empleo”, explicó Arévalo.

“Le devolvimos la esperanza a la gente”
Diego Arévalo recuerda las historias o experiencias al entregar una vivienda y ser el encargado de llevar adelante esta política pública tan esperada en la provincia. Así, contó que “mucha gente nos dice que no pensó que iba a llegar el momento de tener su casa”.

“Muchas personas pasan más de 20 años esperando y nunca pueden acceder. Nos dimos cuenta que le devolvimos la esperanza a la gente, garantizando la distribución en toda la provincia, incluyendo las zonas rurales y realizando los sorteos públicos”, cuenta. “Hay personas con una enfermedad o con familiar enfermo y para ellos, una vivienda les cambia la vida”, agregó.

“Una casa vale hoy unos $6 millones. Un trabajador hoy, lamentablemente no puede llegar a ahorrar la plata. Es necesario que pongamos en valor al Estado que construye y de comprometernos a devolver el crédito, porque ese préstamo nos permite seguir solucionando el problema de otras personas. Es necesario poner en valor todo lo que el Estado hace”, concluyó el funcionario.

“Le devolvimos la esperanza a la gente”
Diego Arévalo recuerda las historias o experiencias al entregar una vivienda y ser el encargado de llevar adelante esta política pública tan esperada en la provincia. Así, contó que “mucha gente nos dice que no pensó que iba a llegar el momento de tener su casa”.

“Muchas personas pasan más de 20 años esperando y nunca pueden acceder. Nos dimos cuenta que le devolvimos la esperanza a la gente, garantizando la distribución en toda la provincia, incluyendo las zonas rurales y realizando los sorteos públicos”, cuenta. “Hay personas con una enfermedad o con familiar enfermo y para ellos, una vivienda les cambia la vida”, agregó.

“Una casa vale hoy unos $6 millones. Un trabajador hoy, lamentablemente no puede llegar a ahorrar la plata. Es necesario que pongamos en valor al Estado que construye y de comprometernos a devolver el crédito, porque ese préstamo nos permite seguir solucionando el problema de otras personas. Es necesario poner en valor todo lo que el Estado hace”, concluyó el funcionario.

En esta nota: #institutodevivienda

¿Qué opinas?

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.