Libertad Digital
Política y Sociedad
Descargate la APP
Escuchanos desde tu celular

1

09 MAR. 2018

Violencia de género: en un año hubo 1830 denuncias

Mariel Soler, responsable de la Dirección de Políticas de Género, habló del Programa de Atención, Asesoramiento, Contención y Acompañamiento contra la Violencia de Género que funciona a través de la Línea 137.

Nota de Audio
Nota de audio: Completa
15'25"

Durante 2017 hubo 1830 denuncias de víctimas de violencia de género a la Línea 137. El dato fue confirmado por Mariela Soler, la responsable de la Dirección de Políticas de Género provincial.

La funcionaria brindó además más detalles respecto a las estadísticas que se generan en el marco del Programa de Atención, Asesoramiento, Contención y Acompañamiento contra la Violencia de Género. Es decir, de la Línea 137.

Estos datos, que fueron elevados al Indec, muestran que en más del 60% de los casos son las propias víctimas las que llaman. También que agosto y septiembre son los meses de mayor demanda.

Otro dato relevante es que en el 90% de los casos es la pareja o ex pareja el agresor.

Y que en la gran mayoría de los casos la víctimas son mujeres. De los 1830 casos, sólo 33 eran hombres.

“La mujer no nace para ser víctima, pero la violencia se aprende en el seno de la familia, y tenemos muchos condicionamientos sociales y culturales. Y por ello tenemos tantas víctimas de violencia y tantos femicidios”, sentenció Soler.

“El alcohol y las fiestas generan que la violencia que ya existe se exacerbe. En ese momento muchas víctimas deciden llamar y por ello en los meses cercanos a días festivos se incrementan los casos”, explicó.

Es importante resaltar que los 1830 casos registrados son aquellos donde se pudo constatar que se trataba de una víctima. Pero que la línea es gratuita, para asesoramiento y contención. Hay miles de llamadas que no quedan registradas en la estadística.

“Es una línea gratuita que puede llamar cualquier persona que enfrente una situación de violencia. Incluso en el momento mismo que está siendo agredida”, destacó Soler.

“La persona es atendida por un operador que a su vez gestiona un equipo que se traslada hasta el lugar donde se encuentra. Se intenta que la víctima permanezca en su domicilio o el lugar donde esté. Y luego, en caso de ser necesario, se la acompaña en gestiones judiciales”, contó.

Aunque aclaró que “la línea es una línea de contención y acompañamiento”. “Si llamo, no tengo la obligación de hacer ninguna denuncia. Me puedo comunicar sólo para hablar o pedir un consejo”, aseguró.

2