Libertad Digital
Política y Sociedad
Descargate la APP
Escuchanos desde tu celular

1

15 SEP 2017

Denuncian que un wichi de 22 años vive postrado, desnutrido y sin ayuda

La grave denuncia la realizó el Centro Nelson Mandela. Todos los detalles.

Quién lo dijo: Programas

Libertad

Libertad

Según una denuncia que realizó hoy el Centro de Estudios e Investigación Nelson Mandela, Ezequiel Rigoberto Rosario tiene 22 años, vive en la localidad de Sauzalito y padece un grave cuadro social.
En la localidad, ubicada a 580 kilómetros de Resistencia, en pleno Impenetrable, el joven indígena de la etnia wichi “acarrea una severa discapacidad neurológica y orgánica desde que nació”.
Por este motivo, siempre según la denuncia del Centro Mandela, permanece postrado, inmovilizado y rígido en la silla de ruedas o en la cama.
“No recibe asistencia médica, ni siquiera kinesiológica”, agregan los investigadores del Centro. Que además sostienen que: “Ezequiel actualmente atraviesa un marcado y generalizado desmejoramiento. Presenta desnutrición moderada, asociada a su discapacidad, que la familia atribuye a que no se lo puede nutrir correctamente por falta de alimentación especializada que se le debería brindar con la asistencia del Estado”.
En el Centro Mandela describen que Ezequiel “presenta costras en piel, signos de deshidratación y necesidad de una mejor higiene”.
“La familia refirió que Ezequiel hace un año que no es controlado por los médicos y dos que espera que le consigan un turno para que un neurólogo lo atienda en el Hospital Perrando de la ciudad de Resistencia”, sostiene la denuncia.
“Un incendio social en El Impenetrable”, resumen los denunciantes, compartiendo la definición de un grupo de bomberos, quienes también describen un difícil contexto de “familia y vivienda”.
El papá de Ezequiel se llama Argentino Rosario. La mamá, Cristina Corzuela, se desempeña como ayudante docente indígena. La pareja tuvo siete hijos, Marcos (8), Iván (9), Jaqueline (20), Alesio (23), Erica (23) y Javier (24).
Los ingresos de la familia se integran con el sueldo que percibe el papá y las pensiones que recibe la madre por sus 7 hijos y por la discapacidad de Ezequiel. No viven en situación de indigencia, pero sí de pobreza tomándose en cuenta el contexto socio-sanitario del lugar.
La vivienda familiar es pequeña y precaria. Fue construida de a poco. Está ubicada en la calle Carlos Saúl Menem. Enfrente, calle de por medio, está la oficina de Asistencia Social de la Municipalidad de Sauzalito.
En la misma cuadra, compartiendo la vereda, vive Carolina Gardiol, que es asistente social en el Hospital de la localidad. En la esquina funciona el Juzgado de Paz, a cargo de Sandra Pérez. Sin embargo, Ezequiel parece invisible.


Asistencia humanitaria

Por redes sociales se difundió la asistencia humanitaria que la Brigada de Bomberos de Sauzalito brindó a Ezequiel. Sus integrantes estuvieron en la vivienda familiar y encontraron a Ezequiel muy desmejorado. Describieron un "incendio social”.
Comprobaron que el joven discapacitado se encuentra “mal nutrido, mal hidratado, con falta de higiene, espástico (rígido, duro por falta de movilización de sus miembros y cuerpo), y con escaras en su cuerpo”, atribuyendo este cuadro al hecho de que Ezequiel está mucho tiempo acostado, con poca aireación entre su cuerpo y la cama.
Los miembros de la Brigada refirieron que “fue impactante ver como un ser humano discapacitado esté sobreviviendo en esas condiciones (...) postrado hace dos años y que hace un año que no lo sientan”.
Agregaron que pasaron dos años desde la última vez que fue examinado por un neurólogo. Solicitaron que el joven discapacitado fuera inmediatamente hospitalizado en el hospital de Sauzalito. Asumieron el compromiso de gestionar un turno en el neurólogo en la ciudad de Resistencia para que se reanude la atención suspendida a Ezequiel hace más de dos años.

La derivación llegó

Después de la denuncia de los bomberos, Ezequiel fue derivado desde Sauzalito al Hospital del Bicentenario General Güemes, de J.J. Castelli, que es el de referencia regional para El Impenetrable. “Salió de Sauzalito a las 3 de la madrugada de hoy. Va acompañado por su papá, su mamá y un hermano menor. Todo indica que, finalmente, será atendido en el Hospital de mayor complejidad de la Provincia del Chaco, el Perrando-Castelán, para que se le brinde la asistencia integral que se le debe. La respuesta del sistema sanitario, como casi siempre ocurre, se activa cuando el control social dispara las alertas”, concluye la denuncia.

2