Cumple 15 y le robaron el vestido, pero Benito Fernández le diseñó otro a medida para ayudarla
Cultura
Descargate la APP
Escuchanos desde tu celular
07 JUL. 2022

Cumple 15 y le robaron el vestido, pero Benito Fernández le diseñó otro a medida para ayudarla

El diseñador se enteró que a Paola Argañaraz y su hija Rosa, que hoy cumple 15 años, le habían desvalijado la casa con todo lo que habían comprado para celebrarlo. Las llevó de Córdoba a Buenos Aires en avión y le hizo un vestido exclusivo a la joven, que este viernes 8 tendrá su fiesta.

Quién lo dijo: Programa

Libertad

Libertad

“Mi hija Rosa tiene epilepsia. El 27 de junio empezó a convulsionar y así como estábamos la llevé al hospital. Cuando volvimos a casa encontramos todo desparramado. Nos rompieron una reja de la puerta y se metieron, se robaron todo", cuenta Paola Argañaraz desde su casa del barrio Hogar II, en Córdoba. Hoy, 7 de julio, Rosa cumple 15 años. Y para el día siguiente planeaba un festejo sencillo en su hogar. Con el corazón escapándose de su boca, corrió a su habitación temiendo lo peor: "No encontré el vestido para mi fiesta. Me puse muy mal y empecé a llorar. Estaba triste, angustiada y desilusionada con la gente del barrio, porque acá todos nos conocemos. Fue horrible lo que me hicieron”, le dice a Infobae. Paola agrega: “La abracé y lloramos juntas. No podíamos hacer más nada,estuvimos dos años y medio trabajando para ese vestido negro. ¿Cómo alguien puede ser tan alo de llevarse justo ese vestido? Sentimos que todo estaba perdido, que no había esperanzas”. Pese a la angustia, la mujer de 40 años enseguida se recompuso. La podrían haber desvalijado, pero no iba a dejar que se roben además el sueño de su hija: tener la fiesta de cumpleaños que tanto había planeado.

Desde siempre, Rosa fue la mejor alumna y abanderada de su clase en el colegio Juana Azurduy. Vive con su hermano Tomás de 8 años y su mamá Paola, que todos los días hornea pan en su casa y es vendedora ambulante. A Rosa le gusta escribir, tiene varios cuadernos donde narra sus historias. Piensa que en un futuro será una reconocida autora. Desde chica soñaba con su fiesta de 15. Y con la ayuda de su mamá, que trabajó durante dos años vendiendo pan casero para pagarle aquel vestido blanco y negro, prepararon el evento: una fiesta en su casa este 8 de julio. Pero los ladrones se llevaron hasta el celular de Rosa, donde tenía todas las fotos del preparativo, y entre ellas la su bien más preciado: el vestido con el que había soñado toda su vida. Paola, su mamá, cuenta: “No nos quedó nada”.

Como un pedido de auxilio, recurrieron a la radio local, lo que les permitió llegar no solo a los vecinos. Dentro de los mensajes que recibieron hubo uno que significó un gesto de amor maravilloso. “No sabíamos qué hacer, mandé un mensaje a una radio en Córdoba pidiendo ayuda. De las redes que van y vienen me llamaron para hacerme una nota y me dijeron que Benito Fernández me quería hacer un vestido a medida para mí, fue como un milagro", cuenta Paola. No fue una broma: el diseñador no dudó en ayudarlas. De la desesperanza nació el mejor regalo de 15.

Benito Fernández no sólo hizo el vestido, también se ocupó del traslado de madre e hija a Buenos Aires. El encuentro entre el diseñador y la quinceañera tuvo lugar en la primera semana de julio en uno de los locales de Benito. Paola recuerda cada segundo: “Fue hermoso conocerlo, nos lloramos todo, mejor dicho fui yo quien lloró todo, fue algo muy lindo. Sentí una emoción muy grande, él es el famoso que viste a las modelos y trabaja en la tele. Fue como un milagro y siempre le voy a estar agradecida a él y a Dios".

Benito Fernandez, por su parte, dice: “El momento de conocerla, fue super emotivo. El abrazo con la madre, que no paraba de llorar. La chica se reía, lo podía superar, aunque no tuviera el vestido con Benito. Los chicos pueden superar todo, pero los padres no podemos verlos sufrir. Para un padre, cuando se le destruye un sueño a un hijo es lo peor que le puede pasar, es algo muy doloroso. Así que no tuve que ni pensarlo. Dije ´sí´ de entrada, porque lo que les pasó me llega desde muchos lugares, desde lo que atraviesa nuestro país en este momento y lo de ser padre, me enganchó desde determinados lugares”.

Hoy, el regalo es una realidad, y llegará a Córdoba el mismo día de la fiesta. Benito recuerda con una sonrisa la reacción de Paola: “Lo emotivo era la madre, cuando Rosa se probó el vestido, nos reímos por ella. Creo que la chica tomó dimensión de que no todo está perdido en la vida. De hecho quería un vestido negro y lo hicimos blanco, que tiene que ver con no perder las esperanzas, no desmoralizarse. Como yo me ofrecí con el vestido de Rosa, hubo mucha gente que se acercó, incluso una maquilladora. Hay que generar empatía y ayudar a los demás. Estamos pasando un momento muy duro a nivel mundial, y en el país está todo muy difícil. Pero nunca hay que perder los sueños, y seguir adelante con trabajo y educación”.

Mientras vende pan, Rosa atiende el teléfono. Hoy, esa es la única fuente de ingresos de su hogar. Y con eso saca adelante a su hijos Tomás y Rosa: un pan, un libro; un pan, algo de comida; un pan, un pedacito de futuro. La casa es por estos días un mar de emociones. Hace 10 días también estaba revuelta, pero por el dolor. Rosa cumple años hoy, y gracias a la donación de Benito Fernández y la de muchos otros héroes anónimos, la fiesta de mañana no se cancela. Además del vestido, Rosa recibió desde zapatos hasta el compromiso de una maquilladora que la acompañará en este maravilloso momento. Como lo planearon estos últimos dos años, el viernes 8 de julio en el patio de su casa habrá baile, una rica torta y una chica de 15 años hermosa y feliz en con su vestido blanco. Es ella, Rosa, quien cierra la charla: “Ahora estoy muy feliz y muy nerviosa, faltan tan solo horas para mis 15″.

En esta nota: #virales

¿Qué opinas?

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.