Libertad Digital
Cultura
Descargate la APP
Escuchanos desde tu celular

1

10 MAY. 2019

Lucas Monzón y una nominación que consolida su visión de la música litoraleña

“Franco” puede convertirse este martes en el "Mejor disco de chamamé" del país en los Premios Gardel. Antes de la cita, el autor de la obra pasó por los estudios de Radio Libertad para una charla profunda sobre música, cultura, educación y crisis.

Nota de Audio
Nota de audio: Completa
31'23"

“La música que estoy haciendo tiene un sentido. En el escenario litoraleño, tiene una visión estilística nueva, que lleva tiempo. En el medio, uno tiene que vivir y vivir de la música. La nominación ayuda a la difusión del disco, pero también del género en sí mismo y de nuevas corrientes que están surgiendo”, analizó.

Lucas Monzón está nominado a los Premios Gardel como mejor álbum de chamamé por su último trabajo, "Franco". Es su cuarto trabajo discográfico, después de Verde profundo (2004), Noctámbulo (Los Años Luz, año 2013) y Franco (Los Años Luz, 2018).

El actual trabajo, con la participación de diferentes personas e invitados, fue hecho en base de quinteto: contrabajo, percusión, guitarra, piano y su acordeón. El martes 14 de mayo será la entrega de los Premios y lo televisa TNT desde las 22 (la ceremonia arranca a las 18).

“Lamento la centralización bonaerense. Este tipo de premios, como los Carlos Gardel, sirven para mostrar lo que pasa en el interior”, resaltó.

Lucas nació en Hermoso Campo y vive en Resistencia hace 12 años. “A los cuatro años conocí el instrumento. Me lo regalaron, se me pegó en la piel. Mi casa era un ambiente propicio para dedicarme a la música. Mi viejo canta y toca la guitarra y mi mamá también canta. Ellos se conocieron en un grupo folclórico aunque después se dedicaron a otras cosas. Nunca quise traicionar ese sueño de niño de dedicarme a la música”, recordó.

Además de opinar sobre la actualidad del chamamé, de la particularidad del intrumento y de la educación musical en sí en Chaco y el país, Monzón también hizo referencia a la crisis económica y su afectación para los artistas.

“El arte trasciende incluso en medio de una crisis que afecta muchísimo. Los artistas podemos reinventarnos. Más allá de eso, lo que preocupa es la enorme desigualdad y la cantidad de gente completamente vulnerable, que no está insertada en ningún ambiente”, mencionó.

¿Querés escuchar más de la nota a Lucas Monzón? ¡Hacé click en el audio adjunto!

En esta nota: #música #chamamé

2